¡dejadnos Vivir! La Generación Perdida

August 24, 2019

¡dejadnos Vivir! La Generación Perdida

Titulo del libro: ¡dejadnos Vivir! La Generación Perdida

( Estudios sociológicos )

Archivo: ¡dejadnos+Vivir!+La+Generación+Perdida.pdf

ISBN: 9788492715862

¡dejadnos Vivir! La Generación Perdida y por la editorial HERCULES DE EDICIONES S.A.. en idioma CASTELLANO. esta categorizado como ( Estudios sociológicos ) y tiene 256 paginas para leer. Registrate ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El libro esta disponible en PDF, epub, audiolibro y muchos mas formatos. El registro es gratuito.

SINOPSIS

Mi nombre es Manuel Fernández Padín y nací el 24 de julio de 1959 en Vilanova de Arousa (Pontevedra). Mi generación estaba deseosa de comer el mundo, pero no un euro en el bolsillo. La noche que tomé tres tripis y varios cuba de batido de chocolate con brandy cavé mi tumba, mi destrucción como persona, y las consecuencias que tengo que pagar por la vida. Al igual que mis amigos terminaron matando heroína, sobredosis o SIDA, fui psíquicamente destruido por el LSD. Durante un tiempo trabajé vendiendo mariscos para Melchor (hijo de Manuel Charlín Gama). Años más tarde lo encontré de nuevo, dedicado a negocios más rentables, y decidí que me presentaría a toda costa en su Organización. De todos modos, lo que sé con seguridad es que si mis amigos no hubieran sido usuarios de drogas, no habría vendido ni siquiera un gramo de drogas ??. Así es como el autor resume su incursión en el mundo del narcotráfico, cuyos fundamentos se retiraría tan pronto como él tuviera treinta años. Vasallo del clan Charlines, es arrestado justo después de hacer una entrega de cocaína. Presionado y enfermo, decide testificar contra ellos. Jueces, fiscales y altos funcionarios del Ministerio del Interior se ponen a sus pies y comienzan a forjar la "Operación Nécora", flagelo de los traficantes. A cambio de su declaración en el juicio, se le garantiza protección, una nueva identidad y una pensión vitalicia. El Estado se encargó de él hasta que, de repente, en 2009 sacó escoltas, pensión, vivienda, sin proporcionar la nueva identidad prometida. Desconcertado y con un futuro que pinta negro, decide contar su historia en primera persona. Él hace esto para que se conozca la verdad, pero también para ayudar a otros que, como él antes, creen que uno puede jugar con fuego sin quemarse.